martes, 31 de mayo de 2011

Un poco de todo (XVIII)


- Por fin puedo publicar algo en el blog. Es la 2ª vez que no se me permite el acceso porque no reconoce mi cuenta de correo o mi contraseña, no sé muy bien cuál de las dos cosas. Me he metido en los foros para ver qué podía hacer y veo que hay mucha gente que está en la misma situación, y pocas soluciones se dan al respecto. Todos estaban tan desesperados como yo. Al final he seguido algunos de los pasos que indicaban y he vuelto a entrar como he podido.
Hace poco me mandaron un correo electrónico en el que se decía que a partir de este verano, y debido al excesivo y saturante tráfico de información que existe en Google, iban a empezar a restringir servicios empezando a cobrar por ellos. No sé si ésto que me está pasando con mi blog tiene algo que ver, pero me parece increíble.
Pocas cosas hay en esta vida que sean gratis, y no sería extraño que terminemos pagando por algo sin lo que, yo por lo menos, ya no podemos pasar.

- Muchas gracias para dos nuevos seguidores: Dani, que aparece estupendo tocando la guitarra eléctrica, y Amelia. Espero que sigáis ahí por mucho tiempo.

-  Con lo que también me he quedado muy sorprendida es con la historia personal de Doris Day. Hace poco veía una de las comedias que hizo con Rock Hudson, y me dio por buscar sobre ella en Google. Me quedé de una pieza: cuatro matrimonios desgraciados en los que fue sistemáticamente maltratada, ella y su hijo, el cual ha muerto hace pocos años de cáncer. Depresiones y bulimias no tratadas. Al final, y eso sí lo había oído decir hace tiempo, vive sola en una casa rodeada de perros que recoge con su coche por las noches, abandonados en la calle.

El cine es lo que tiene, nos muestra fantasías maravillosas que sólo pertenecen al mundo de la imaginación, nos edulcora la visión de las cosas (más antes que ahora) y enmascara la cruda realidad. Doris Day, que aparecía siempre perfecta, impecable, con su magnífica figura, su pelo tan rubio y brillante, su eterna sonrisa y sus encantadores enfados infantiles (le duraban poco), era en realidad una mujer muy desdichada para la que el trabajo constituyó una tabla de salvación. Fue durante mucho tiempo la viva imagen de la armonía y la perfección, de la típica mujer de vida sana, conducta intachable, sin amarguras en el pasado, feliz. Y sin embargo lo que tuvo que soportar pocas personas lo hubieran aguantado.

Leí que en su infancia todo fue bien hasta que su padre abandonó el hogar por sus infidelidades. Las consecuencias no son difíciles de imaginar: falta de afecto, inseguridad personal y poca autoestima. Estas carencias suelen propiciar elecciones poco acertadas al llegar a adultos: ella siempre escogía el mismo tipo de parejas. No supo darse valor. Esto es algo bastante corriente. En su caso, y pese a los descalabros, era una verdadera fijación. A mí me pasa un poco lo mismo. Como se suele decir, la cabra tira siempre al monte.

Sentí muchas lástima por ella, cuánto me hubiera gustado que las cosas fueran para ella de otra manera.


lunes, 23 de mayo de 2011

Escultores (II): Miquel Blay


Miquel Blay fue un escultor español de gran fama internacional que recibió todo tipo de condecoraciones y premios. Estudió en Italia y Francia.
Con su lenguaje modernista influyó en toda una generación de escultores catalanes.
Tuvo un taller de escultores, de donde salíó más de un artista conocido.



Destacó por su naturalismo extremo. El mármol y el bronce fueron sus materiales preferidos para trabajar.

viernes, 20 de mayo de 2011

Álbum familiar (VIII)


Esta foto es de principios del siglo pasado. El niño más pequeño que aparece es mi abuelo paterno. Está con su hermano, montado a caballo, sus hermanas, sus padres, un asistente y una doncella. Está tomada en Alcalá de Henares. No hacía mucho que habían venido de Filipinas, a donde fue destinado mi bisabuelo, que era también militar. Tenían una gran casa con un gran patio. Él murió pronto, y mi abuelo creció sin haber podido disfrutar de su padre.

Aquí se nos ve a mi hermana y a mí en la primera casa que alquilamos en Torrevieja durante las vacaciones de verano. Era grande, de planta baja, y bastante antigua. Aunque está un poco rojiza por el paso del tiempo, siempre me ha gustado esta foto, la forma como nos miramos. Ella está riquísima.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Enseñanza (II)


1970-1990.- La Ley General de Educación, promovida por Villar Palasí en 1970, fue decisiva para extender la educación a toda la población. La tasa 100 de escolaridad se alcanzaría durante su vigencia. La enseñanza obligatoria se amplía hasta los 14 años (8º de EGB) y es gratuita. Se suprimen las reválidas y aparece la evaluación continua. El bachillerato se reduce a 3 años (BUP). Un curso de orientación universitaria (COU) y la selectividad servían de criba a la enseñanza superior. Pablo Navarro, maestro jubilado, dice que antes había un respeto por el profesor tan grande que éste debía dar confianza al alumno para que no se sintiera cohibido, al contrario que ahora, que hay poco respeto y necesitan normas para que no estén tan desbocados.

Las aulas estaban masificadas, no era raro que hubiese más de 40 alumnos. Se enseñaba a leer asociando las palabras a imágenes, para que las identificaran de memoria, no como ahora, que se enseña juntando letras, lo que parece estar en el origen de los problemas actuales con la lectura comprensiva. Se aprendía muy pronto, antes de los 6 años. Se usaban ciertos instrumentos para hacer trabajos manuales, como el punzón, y a nadie le daba miedo de que el niño se pudiera hacer daño. La presentación se cuidaba mucho.

Sin embargo, a mediados de los 80 el fracaso escolar rondaba el 30% y ya se empezó a hablar de la crisis de la educación. Juan Delval, profesor de Psicología Educativa de la Universidad Autónoma de Madrid, ha sido un duro crítico de este sistema educativo. “Los niños no aprenden más que una mínima fracción de lo que se les enseña y, en última instancia, hacen un uso mínimo de su cabeza para comprender y explicar el mundo. Esto se oculta bajo el aprendizaje de nombres y datos, o un conocimiento memorístico y repetitivo, que dura poco. Más que para la vida, les prepara para pasar examenes”. Mi hermana está completamente de acuerdo con esta afirmación.

Pero no se queda ahí. “La escuela enseña a no preguntarse por la razón de determinadas cosas. Memorizar contenidos abrumadores sin entenderlos …”.

1990-2011.- La Logse, creada en 1990, surgió con vocación progresista e igualitaria. Se crea la promoción automática. Pierden peso la gramática, las lenguas clásicas y las humanidades. Irrumpe la educación para la ciudadanía, que este año se realiza a través de Internet (el que no tenga en su casa que se las arregle como pueda). Parece que se elimina la distancia entre profesor y alumno. Las editoriales adaptan los libros de texto a las diferentes autonomías. Para sus detractores, el obstáculo que frustra sus intenciones renovadoras es la prolongación de la enseñanza obligatoria hasta los 16 años.

La ESO es una secundaria de 4 años, a la que sigue un bachillerato de 2, o bien formación profesional. Resulta conflictiva porque incorpora a colectivos a un nivel de educación del que hasta entonces estaban excluídos. A secundaria acuden niños que en otras circunstancias no irían al instituto y cuyos padres no fueron. Todo esto se complica con el número de inmigrantes que llegan, el multiculturalismo.

Cada gobierno trae bajo el brazo una reforma, pero la escuela no asimila tan rápido los cambios. Uno de los problemas es la selección y formación del profesorado. Muchos llegan a Magisterio porque no les alcanza la nota para la carrera que hubieran preferido estudiar y, por tanto, el nivel de motivación ya es bajo. Y el académico también, pues se les forma con programas deficientes. En las universidades no se enseña a los maestros a que enseñen a leer, sino teorías lingüísticas. Tienen que aprender por sí mismos, y luego reciclarse como pueden conforme van cayendo sobre ellos las sucesivas reformas.

Los manuales también han cambiado. Según Gabriela Ossenbach, catedrática de Historia de la Educación de la UNED, “el libro de texto se parece a una página web: muchas imágenes y poco texto. Tiene una estructura muy fragmentada, en la que los contenidos son como píldoras sobre las que el alumno puede saltar sin seguir una secuencia. El niño ya no tiene que leer tres páginas seguidas. Por tanto, no tiene que resumir o estructurar mentalmente los textos. La información está tan condensada que el estudiante sólo debe aprenderla. Lo trágico es que pierden habilidades instrumentales básicas, la capacidad de comprensión lectora o la destreza para entender textos más amplios”.

Ahora la educación llega al 100% de la gente, pero es de inferior calidad. Lo bueno es que los alumnos controlan de informática, y en muchos centros escolares se está implantando la enseñanza bilingüe, puntos que son importantes para su futuro.

En el aula han desaparecido el cenicero, el cuadro del rey o de Franco. En muchos sitios el encerado va siendo sustituido por los portátiles o por la pizarra digital. Pero hay algo que no cambia: aprender exige un esfuerzo, y ahora se les da todo a los chicos sin que se lo hayan ganado. Pablo Navarro, profesor jubilado al que ya he aludido antes, afirma que “yo entiendo que no les guste leer el Quijote porque es infumable para su mentalidad. Los profesores somos, a veces, transmisores de una cultura que ya no existe. Nuestra misión es prepararles para un mundo que no sabemos cómo será”.

Es todo un desafío.

martes, 17 de mayo de 2011

Enseñanza (I)


Mientras los estudiantes coreanos y finlandeses arrasan en las rpeubas del PISA (siglas en inglés del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos, promovido por la OCDE), los españoles apenas llegan a un aprobado raspado y están por debajo de la media de los 65 países de dicha Organización. ¿Qué nos pasa?. Cada vez más especialistas, y no sólo en España, reclaman la vuelta a la reválida, la eliminación de la promoción automática y otras “lindezas” de nuestro actual sistema educativo.

Los resultados no han sido tan malos como los obtenidos hace tres años, pero tampoco tenemos de qué presumir. Hay quien echa la culpa a los estudiantes: en Corea del Sur trabajan diez horas diarias. El gobierno de aquel país entendió hace unos años que sus alumnos debían alcanzar la excelencia, y tomó medidas. En España, los estudios no son algo que produzca stress, entre pitos y “Tuentis”, aunque el paro juvenil supere el 41%.

Otros cargan la tinta en los profesores. Sólo hay que mirar a Finlandia, en la que las pruebas para ser maestro son durísimas. Es una de las profesiones con más prestigio y sueldo, y se les tiene un respeto reverencial.

En nuestro país, una encuesta realizada entre los docentes señala que el 70% de éstos cree que la educación ha empeorado en los últimos 30 años y más de la mitad reclama volver a la EGB, hoy añorada, aunque en su momento fue denostada como lo es ahora la ESO.

Con el actual sistema repite un 36% del alumnado, y sacan el título sin la preparación debida. Un chico que acababa la EGB a los 14 años sabía más que uno que acaba hoy la ESO a los 16. “En muchas facultades de Física y Matemáticas se ha implantado un “curso cero” con el fin de explicar nociones elementales para que empiecen la carrera con un nivel mínimo”, argumenta Ricardo Moreno, profesor de Matemáticas en la Complutense y autor de un manifiesto que reivindica la implantación de un examen global al final de la ESO y otro al acabar el bachillerato. En resumen, la resurrección de la temida reválida, una prueba vinculante en la que el alumno, después de aprobar en su centro escolar, debía demostrar ante un tribunal externo sus conocimientos. Hay profesores que reclaman incluso una prueba al final de primaria, que habría que superar para acceder a los estudios secundarios, algo que se está debatiendo hacer en Francia.

El proceso sufrido en España ha sido más o menos así:

1953-1970.- Se aprendía a sumar con ábaco, ese artefacto de madera con bolitas que se utiliza todavía en las escuelas asiáticas, precisamente las que han arrasado en el PISA. Su uso requiere gimnasia mental y destreza manual. La falta de medios se suplía con imaginación. En 1953 se promulgó una ley que supuso un avance al impulsar los conocimientos técnicos sin descuidar las humanidades. El que los manuales rezumasen ideología (formación del espíritu nacional), y que se permitiera el castigo físico eran algunas de las objeciones que se podían hacer al sistema educativo de aquel entonces.

Las niñas estudiaban iniciación al hogar y economía doméstica. Se daba mucho valor a la presentación de los cuadernos escolares. Se penalizaban las faltas de ortografía y se premiaba la caligrafía primorosa, una habilidad que ha sido recuperada en EE.UU., donde hoy se exige un ensayo manuscrito para entrar en muchas universidades, pues se considera que una letra clara es un indicio de buenas aptitudes para el razonamiento lógico.

Era un sistema inflexible y elitista. La enseñanza obligatoria llegaba hasta los 12 años, pero a los 10 había que pasar un examen nacional. Los que aprobaban accedían al bachillerato elemental, y los que no seguían en primaria un par de años y luego a la calle. Según Agustín Escolano, catedrático de Historia de la Educación, “se producía una escisión que dividía a la infancia en dos carriles. El que tomaba el camino de la primaria ya no podía continuar sus estudios. Estaba condenado a ser fuerza de trabajo o a la exclusión”.

Los afortunados que accedían al bachillerato elemental no tenían un camino de rosas. Al término de cuatro cursos había que presentarse a una reválida, a los 14 años. Mi madre me ha hablado de aquello con horror. Las preguntas estaban mecanografiadas en una papeleta cuya visión causaba sudores fríos. La expresión “¡vaya papeleta!” se popularizó entonces. Y no es raro, pues la mitad suspendía. Los aprobados cursaban dos años de bachillerato superior, dividido en ciencias y letras, y se enfrentaban a una nueva reválida (a los 16), que dejaba en la cuneta al 43%. No era el último filtro, quedaba el examen de madurez (a los 17), después del curso preuniversitario. Y, por si fuera poco, algunas facultades tenían sus propias pruebas de acceso. Como dice Álvaro Marchesi, que fue secretario de Estado de Educación en los 90, “era un sistema para privilegiados, sólo el 10% de la población llegaba a la universidad”.

lunes, 16 de mayo de 2011

Fotógrafos (VI): Julia Fullerton Batten


Nacida en Alemania, siendo una niña se estableció en Inglaterra.

Ha trabajado en sitios de todo el mundo, sobresaliendo especialmente en el campo de la publicidad.

Su estilo transmite frescura y es muy desconcertante y un tanto surrealista.

La serie dedicada a mujeres de tamaño desproporcionado en ambientes cotidianos, que son como maquetas, causó una gran sensación. Su forma de fotografiar hace pensar.

Ilustradores (I): Joseph Christian Leyendecker


Este ilustrador nacio en alemania, pero en su niñez emigro a EE.UU. con su familia, donde paso el resto de su vida. Desarrollo su trabajo en la  1ª mitad del siglo pasado.


Estudio arte en Chicago y en Paris. Se hizo famoso en el mundo de la publicidad. Tambien gustaron mucho sus dibujos de soldados durante la 1ª Guerra Mundial y los niños anunciando el año nuevo.

sábado, 14 de mayo de 2011

Un poco de todo (XVII)


- Me encantó ver hace poco en el programa de El hormiguero a César Millán y sus consejos para tratar a los perros. Ya lleva unos años con un programa de televisión sobre el tema, pero es ahora cuando parece estar llegando a la cumbre del éxito. Tiene un sentido del humor maravilloso, no paré de reírme mientras lo entrevistaban. Hizo hasta una recreación de alguna de las anécdotas que le han sucedido por su trabajo.

Es un hombre inteligente que ha observado muy detenidamente a los cánidos. Casi todo lo que se hace con ellos es erróneo, no sabemos tratarlos. No hay que sacarlos a la calle para que hagan sus necesidades como una rutina más, dejándoles que se alejen con esas correas elásticas que dan tanto de sí. César dice que el perro necesita ejercicio, disciplina y corazón. Debe caminar a nuestro lado y nosotros le debemos hablar y darle afecto con caricias y palmadas.

Un perro, aunque sea pequeño, no se le debe meter en un bolso para llevarlo de aquí para allá sin tener que estar pendiente de él. Necesita como mínimo entre 30 y 40 minutos caminando para gastar sus energías, si no se altera.

Ellos lo que tienen más desarrollado es no tanto la vista o el oído como el olfato. Es mejor darles a oler la pelota y escondérsela luego para que la encuentre que lanzársela con muchos gritos y aspavientos, porque lo que se genera en él entonces es un estado de ansiedad por la posesión del objeto, y hasta obliga al que se la lanza a que continúe el juego con agresividad.

Tampoco es bueno besarlos, porque siempre están oliendo el trasero de otros perros, ni dejarlos dormir en nuestra cama, porque se terminan adueñando de ella.

Al perro no hay que humanizarlo, no hay que eliminar su identidad. César dice que al resto de los animales los aceptamos como son, respetamos su entidad. Al cánido es al único que, por convivir con nosotros, intentamos adaptarlo a nuestra idiosincrasia, y cuando no siempre lo conseguimos encima nos quejamos.

No debería ser el perro el mejor amigo del hombre si no al revés. Tendríamos que cambiar la mentalidad en este sentido.

- Viendo fotos de una de las obras del arquitecto Moshe Safdie cuando escribí sobre él tiempo atrás, el Yad Vashem, me recordó su diseño al monumento que aquí se hizo en Atocha a las víctimas del 11-M, que por cierto este año ha sido un día que pasó sin pena ni gloria (qué pronto nos olvidamos). Una bóveda luminosa llena de fotos. Esto a su vez enlazó en mi memoria con unas paredes llenas de nombres y retratos de todos aquellos que murieron en el hundimiento del Titanic y que tuve ocasión de ver cuando visité la exposición que sobre el tema hicieron en Madrid tiempo atrás. Da igual la época de que se trate, acostumbramos a conmemorar los hechos luctuosos con este tipo de creaciones. La verdad es que impresionan, y es la mejor forma de homenajear a los muertos, de recordarlos y de adolecernos de su desgracia. Porque cualquiera de nosotros podríamos estar ahí.


miércoles, 11 de mayo de 2011

Recetas (III): canelones


Los canelones son uno de los pocos platos que les gustan a mis hijos de todos los que hago. Hay que cocinarlos cuando se va a disponer de tiempo, porque son laboriosos. La bechamel la compro hecha, porque parece mentira que algo que no tiene ningún misterio me salga siempre tan mal.

Ingredientes:

- 1 caja de 12 placas para canelones precocinadas.

- 1 brik de bechamel de ½ litro.

- 1 lata de atún en aceite de oliva.

- 1 lata de ½ kg de tomate frito.

- 1 huevo duro.

- ½ cebolla.

- Queso rallado en hilo.

- Aceite.

- Sal.

Se caliente agua y se introducen en ella las placas una a una con unas gotas de aceite y removiendo de vez en cuando para que no se peguen. Se tienen así unos 25-30 minutos. Después se extienden sobre un paño y se secan.

Se fríe en una sartén la cebolla picada, el tomate, el huevo troceado y el atún, y se sazona con 3 pizcas de sal. Con todo esto se rellenan los canelones. Se cierran y se colocan sobre una fuente o bandeja de horno sobre la que previamente hemos extendido un poco de tomate para que no se peguen. Sobre los canelones se vierte la bechamel y luego se espolvorea con el queso rallado. Se deja en el horno a temperatura alta durante unos 20 minutos, gratinando los últimos 5 minutos.

Se pueden rellenar también con pisto o con carne.

martes, 10 de mayo de 2011

La erupción de Islandia



Cuando últimamente no cesan de afectarnos cataclismos de toda índole, como si la Madre Naturaleza se hubiera puesto de acuerdo para no dejarnos vivir tranquilos, lo ocurrido en Islandia meses atrás ha sido la gota que ha colmado el vaso. Desconocía que en aquellas tierras hubiera actividad volcánica, pues se suele asociar a otro tipo de climas, y de zonas.

El documental que vi hace poco sobre el efecto de la tremenda erupción me dejó sorprendida e inquieta. Lo cogí empezado, cuando estaban recreando el vuelo de un avión de pasajeros que caía en picado desde gran altura, y que gracias a la pericia de los pilotos consiguió restablecer el vuelo normal y llegar a destino. Un examen del aparato permitió comprobar los daños del fuselaje, y que los motores tenían material rocoso solidificado incrustado, lo que hacía milagroso el hecho de que no hubiera acabado todo en catástrofe. El volcán que entró en erupción en Islandia había esparcido una nube de proporciones gigantescas que afectó a nivel planetario. Dieciséis mil vuelos fueron cancelados en EE.UU., sólo con destino a Europa.


Los islandeses saben de siempre que bajo el glaciar hay actividad volcánica, no en vano son famosas sus aguas termales, pero lo que nunca pensaron es que se produciría de forma tan inesperada y brutal.

Hay otro volcán, aún mucho mayor, que también está bastante activo, y se cree que el día que entre en erupción se producirá un cataclismo que incluso alterará las telecomunicaciones en todo el mundo.

Los pastos islandeses se han cubierto de una capa de ceniza, que al tener materiales tóxicos ha hecho que el ganado ovino y caballar tenga que ser retirado de los campos y encerrado en las cuadras, donde se alimenta con heno almacenado, libre de sustancias nocivas.

De momento pueden abastecerse con el agua de los pozos, porque parece que no ha sufrido contaminación.

En una granja a los pies del volcán que erupcionó, la ceniza ha alcanzado entre 10 y 15 cm. de espesor. Los autores del reportaje tuvieron muchos problemas para llegar allí, porque la densa nube de ceniza y gases en suspensión impedía la visibilidad en las carreteras y hacía que el día se hubiera convertido casi en noche. Todos iban con mascarilla, y les escocían mucho los ojos.

El narrador hacía notar la luz tan increíble que había en el paraje entorno. Era como un extraño resplandor en medio de una zona gris. Recordaba un poco a las noches blancas.

En el reportaje se veían paisajes de Islandia, todos maravillosos, y se apreciaba la tranquilidad de la vida campestre. La gente que vive en aquellos pueblecitos parece muy feliz, llevaban una existencia apacible hasta que pasó esto. Daba gusto contemplar todas esas extensiones de hierba tan verde, las casas grandes y bien acondicionadas, los animales tan cuidados. Algunas de estas construcciones se han edificado sobre aguas termales, que aprovechan utilizando un sistema de cañerías, y abastece a sus ocupantes, de forma natural y sin coste, de agua caliente en todo momento. Realmente se apreciaba un gran confort en esos hogares, pese a lo extremado del clima en esa zona.

Islandia, antes de que tuviera lugar la erupción, era un destino turístico cada vez más solicitado, y uno de los más caros también. El desmoronamiento de los grandes bloques de hielo de los casquetes polares por efecto del deshielo despierta gran curiosidad entre los viajeros, que lo contemplaban a prudente distancia desde la cubierta de pequeños cruceros.

Es de suponer que seguirá siendo un punto en la geografía mundial de gran interés, y que continuará valiendo la pena ir a visitar.

lunes, 9 de mayo de 2011

Citas varias (XII)

- “Yo estoy llegando siempre, madre” (La balada del álamo Carolina, de Haroldo Conti).

- “El humor puede llegar a ser una fuerza de trasgresión absoluta de las normas sociales”.

- “Para explotar el lado ridículo de la vida hay que estar en posesión de un profundo sentido del ridículo. El humor es una forma de pudor; con él se pueden decir cosas que no se dirían de otra manera” (Albert Uderzo, dibujante, creador de Astérix).

- “Toda mi vida es una batalla contra mi ignorancia” (Jim Kerr, cantante).

- “La ignorancia está menos lejos de la verdad que el prejuicio” (Denis Diderot, escritor).

- “El día de un niño es más largo que el de un adulto. Si pudiésemos saber el misterio de su armonía interior, de cuando aprenden a hablar, a reconocer los objetos… Sería más decisivo que todos los descubrimientos del cosmos. La infancia es la antigüedad de todo ser humano” (La aguja dorada, de Montserrat Roig).

- “Hipnotizar al prójimo es tarea complicada, pero la autohipnosis es un ejercicio frecuente y casi inevitable” (Fernando Savater, filósofo y escritor).

- “La mayor inteligencia es la intuición y no la intuición intelectual” (Platón).

- “Habla bien quien lo hace con enorme sencillez. Hablar bien es ser transparente, es el esfuerzo de hacer que el pensamiento de uno se traslade a quien lo escucha, sin que el otro se de cuenta” (Antonio Gala, escritor).

- “Quien habla sólo espera hablar a Dios un día” (Antonio Machado, poeta).

- “No me estorban los turistas. Son como los bisontes del Canadá; lo que hace falta es no ponerse en su camino” (Camilo José Cela, escritor).

- “Los que piensen que el dinero lo es todo, se encuentran indudablemente dispuestos a hacer cualquier cosa por dinero”.

- “Si tu máquina tiene arreglo, ¿por qué te quejas?. Y si no tiene arreglo, ¿por qué te quejas también?” (Confucio).

- “Los que huyen siempre están a la busca de algo”.

- “A veces actuar moralmente significa actuar por encima de la inteligencia”. 

- “En 1966 la guitarra eléctrica era la bandera del rock y representaba el inconformismo”.

viernes, 6 de mayo de 2011

Justin Bieber


Cuántas vueltas se le está dando al fenómeno Justin Bieber y a su figura. Parece ser que nada en el mundo actual puede dejarse que fluya y se desarrolle con naturalidad. Cuántas especulaciones sobre su persona: que si es gay, que si le está cambiando la voz por fin con 17 años recién cumplidos, que si es un pagado de sí mismo… Todo tonterías.

Sorprende ver a un chico tan joven (empezó con sólo 15 años), desenvolverse con tanta soltura y seguridad en un medio tan trepidante como es el discográfico, donde otros antes que él con muchos más años han sucumbido al vertiginoso ritmo que impone en las vidas de los que lo habitan. Se puede subir a tanta velocidad como se puede caer, y sin embargo Justin parece estar preparado para todo.

La suya parece una naturalidad un poco desconcertante, fruto quizá de una extraordinaria educación o una buena predisposición genética. En él todo es un poco premeditado, como si siguiera una estrategia previamente planificada para dar una determinada imagen. Que es un producto de marketing muy bien estudiado no cabe la menor duda, pero creo que en él hay una zona mental que es inaccesible para el resto del mundo, y que mantiene preservada de la curiosidad ajena sin aparente esfuerzo.

Aunque parece que Justin es transparente y auténtico, que se muestra en todo momento tal como es, sin artificio, hay una fijeza en su mirada y un aplomo en sus evoluciones que indican una frialdad innata o adquirida que le salva del escrutinio ajeno, un muro transparente de seguridad que le protege de las reacciones imprevisibles del público.

Carece de secretos, sin embargo, a juzgar por la película que acaba de estrenar sobre su vida y el libro autobiográfico que ha publicado. Tan corta existencia parece ya dar mucho de sí, y colma la curiosidad de sus fans, siempre ávidos de datos que contribuyan a conocer mejor su persona, su entorno y sus circunstancias.

De momento Justin está desplegando todos sus talentos ante nuestros ojos: además de una voz más que aceptable y unas canciones pegadizas, sabe tocar el piano, la guitarra y la batería. Y es que cuando alguien llega tan de prisa y tan alto no es por casualidad.

Aparenta menos años de los que tiene, no sé si por su gran sencillez, su voz melodiosa o la forma como habla y se comporta. O quizá sólo sea que le falta un hervor. Justin pertenece a la actual generación de jóvenes cuya sexualidad es difusa, no existen marcadas diferencias entre hombres y mujeres. Los géneros se han vuelto light, puede que para igualar diferencias. Los varones son menos viriles y las hembras menos femeninas. Hay una cierta androginia, y Justin Bieber es un claro exponente de esta tendencia creciente.

A mí me da un poco de vértigo verlo expuesto al empuje creciente de la gente y de los medios de comunicación, es como si en algunos momentos quisieran pulverizarlo. El amor de los seguidores puede ser a veces muy destructivo, tanto te quieren que terminan machacándote. Por esa aparente ingenuidad suya, es como si su alma que parece tan blanca pudiera sufrir algún daño, aunque el suyo es un candor blindado, a prueba de bombas.

Su talento tiene aún mucho que darnos, aunque el mercado donde se desarrolla su música es un tanto limitado, pues no va más allá de los teenagers. Puede que tenga seguidores también en otros sectores, en gustos no hay nada escrito.

El futuro es incierto, pero se le augura un brillante porvenir. Le deseamos lo mejor.

jueves, 5 de mayo de 2011

Mis fotos con el móvil

 
Estas fotos son de hace algo más de tres años. Cuando me compré el móvil con el que las hice me pasaba el tiempo usando la cámara. La verdad  es que una cosa es lo que aparece en la pantalla y otra lo que aparece cuando se descargan, pero bueno, ahí van algunas de las muchas imágenes que tomé, de todo un poco. En ésta está Anita en la cocina de casa. Qué niña se la ve, en comparación con lo mayor que está ahora. En la otra está en el parque que hay en la glorieta de Santo Domingo, cuando hacía poco que lo habían inaugurado.

Este es el edificio de Telefónica, en la única Noche en Blanco en la que he estado. Salía un rayo láser de la parte más alta. Aquí aparece como muy surrealista. Las fotos nocturnas no eran el fuerte de mi móvil.
Esta foto la tomé desde la cafetería de El Corte Inglés de Callao, que tiene un magnífico mirador acristalado. Este es el Parque Atenas, una mañana de verano, temprano, con los aspersores funcionando y los rayos de sol filtrándose entre los árboles. Se sentía mucho frescor. Está cerca de mi barrio. Aquí he jugado mucho cuando era pequeña, y también mis hijos.
Esta foto es de un centro comercial que está junto a la Fundación Maphre, a donde fui con una amiga a ver una exposición de escultura. Aquí no se aprecia, pero el conjunto navideño era espectacular.
Mi hijo en un momento de relax, tomándose un baño espumoso. Si es ahora casi no cabría, con lo grande que está, porque tenemos sólo una media bañera.
Los jardines de Sabatini, con el Palacio Real de fondo. Son muy bonitos.
El antiguo hotel Plaza en la Noche en Blanco, que lo iluminaron de esta forma tan especial para la ocasión. Ahora está en obras. No sé qué harán con él, a mí me gustaba cuando funcionaba.
Gran Vía en la Noche en Blanco. Lo que más destaca de este acontecimiento, que ya se ha convertido en costumbre cada año, es no sólo que entras gratis en los museos y que los peatones hacen la calle suya, invadiendo las calzadas al cortar el tráfico en muchas calles, sino además esa iluminación tan colorista de las fachadas de los edificios. Pocas ciudades europeas no tienen una magnífica iluminación nocturna.
Aquí está el centro comercial Principe Pío, que también está cerca de mi barrio. Han respetado las antiguas estructuras del recinto, cuando era una estación de ferrocarril. Aún queda una parte que está abandonada. Del resto, en una zona sigue habiendo trenes, acceso a metro y a un intercambiador, y la otra zona son tiendas, restaurantes y salas de cine. A mí me encanta ir allí siempre que puedo.
Más fotos desde la cafetería de El Corte Inglés de Callao. Se ve el cine Callao, que en la parte de arriba tenía una gran terraza con jardineras, donde antes de la guerra se hacían sesiones de cine en verano. Con el ruido del tráfico que hay hoy en día no creo que se pudiera volver a hacerlo aunque quisieran.
Esta es la casa donde vivía mi abuela Pilar, en el 2º piso. La calle Tres Peces, en la zona más castiza de Madrid. El edificio está desalojado y se supone que lo van a tirar para hacer un bloque de viviendas. Era una calle estrecha, sin apenas coches, tranquila, con una pendiente y con una fuente al principio, nada más doblar la esquina.
La bóveda de la Iglesia Arzobispal Castrense. Aquí he estado en dos bodas y un funeral (parece una película). La verdad es que es preciosa.
El hall del Museo Thyssen, cuando fui con unas amigas a una exposición de Van Gogh.

miércoles, 4 de mayo de 2011

El mejor amigo del hombre (y de la mujer)


Cuántas veces he pensado en tener un perro en casa, y me he echado para atrás porque iba a pasar muchas horas solo por la mañana, y en un piso no podría llevar una vida adecuada para él. Los perros necesitan grandes espacios y libertad para moverse.

Los animales me gustan casi todos, pero es cierto que los cánidos parece que son los que mejor se han adaptado a las costumbres de los humanos. Hace poco leía un reportaje que me desvelaba muchas particularidades que desconocía sobre ellos.

Una investigadora ha publicado recientemente un estudio en el que se han llegado a conclusiones sorprendentes. Su dependencia respecto a nosotros es menos jerárquica de lo que se creía. Atienden nuestras órdenes porque somos proveedores de comida y cobijo. Nos miran a los ojos.

Los perros son animales delicados cuanto más pedigrí tengan. Los de pura raza son más susceptibles a enfermedades hereditarias. Además se piensa erróneamente en ciertas razas como las más agresivas (rottweiler, doberman, pitbull), quizá por su tamaño, cuando se ha demostrado que es el teckel el que se lleva la palma de la mano, sólo que al ser pequeño se le puede meter en una bolsa y llevarlo a donde se quiera.

Para los canes, las personas somos puro olor. Y no sólo por la ropa que llevamos puesta o los objetos que tocamos. Despedimos unos efluvios que tienen que ver con nuestra ansiedad, tristeza o miedo. Las emociones huelen porque conllevan cambios fisiológicos y metabólicos. Esto permite poder identificar enfermedades. Hay perros a los que se ha potenciado su capacidad de detectar alteraciones en los niveles de azúcar para avisar a sus dueños, diabéticos. Lo mismo ocurre con los epilépticos. También se está entrenando a perros para que reconozcan los olores bioquímicos que desprenden los tejidos cancerosos. En ciertos cánceres, como el de mama, de colon, pulmón y melanomas, tienen una tasa de acierto del 95%.

En un reportaje en televisión vi lo importante que era su pequeño yorkshire para una mujer que padecía diabetes. Antes de tenerlo se la encontraban con frecuencia sin sentido en cualquier parte. Desde que estaba con ella se puede decir que le había salvado la vida en muchas ocasiones.

También vi cómo un perro de terranova interactuaba con un niño con problemas de disminución sensorial. Desde que estaba con él había mejorado notablemente. Lo mismo que un niño autista con un pastor alemán. La confianza que tenía con él y el entendimiento al que habían llegado no lo había conseguido con nadie más.

Y algo que desconocía: se emplea a presos en las cárceles para ayudar a entrenar perros. Los reclusos mejoraban su actitud y la concepción que hasta entonces tenían de las autoridades gracias a su labor con los animales. Era darles una ocupación constructiva, hacerles responsables de un ser vivo que les correspondía ampliamente con su atención y su afecto.

Los perros nos miran a la cara para ver nuestra expresión y saber cuál es nuestro estado de ánimo. También lo saben por los cambios en el tono de la voz, y son capaces de identificar decenas de palabras. En el caso del chaser, un border collie, son 1.022. Su habilidad está siendo estudiada para entender los mecanismos neuronales. Algunos científicos comparan la edad mental de un perro espabilado con la de un bebé de tres años. Yo personalmente creo que tanto en inteligencia como en sensibilidad pueden llegar a superarnos. No hay más que ver el cuidado que tienen con los pequeños, cómo están absolutamente pendientes de sus dueños, la forma como pueden rastrear la vuelta a casa cuando son abandonados a cientos de kilómetros, cómo dejan de comer cuando su dueño muere.

Los cánidos pueden ser una especie de detector de mentiras, pues son sensibles a los cambios de olores que se producen con el estrés. También notan la tensión de los músculos, la aceleración del ritmo respiratorio y la mirada furtiva.

Estos animales sienten las mismas cosas que las personas con quienes conviven. Hay una correlación entre los niveles de testosterona humana y los de cortisol canina (la hormona del estrés). A más agresividad en el dueño, más estrés de su perro. Por el contrario, si la convivencia es buena, el beneficio es mutuo: en los humanos suben las endorfinas (placer), la oxitocina y la prolactina (sociabilidad), por lo que se reduce el riesgo de depresión. En los perros se ralentiza el ritmo cardíaco.

Ellos experimentan el día con gran intensidad. Nosotros somos su principal fuente de información: les organizamos la jornada ajustándola a la nuestra y los habituamos a ciertas costumbres. Tienen muy desarrollado el “núcleo supraquiasmático”, una especie de marcapasos cerebral situado en el hipotálamo, que es como un reloj interno, y otros mecanismos muy sutiles. Por el aire de una habitación saben en qué punto del día nos encontramos: nosotros no percibimos los microdesplazamientos de aire caliente que se forman al acabar el día y que se deslizan de las paredes hacia el techo.

Los sentidos de los perros perciben muchos más detalles que nosotros, pero carecen de visión de conjunto. Aprenden, pero no saben generalizar. Experimentan, pero no examinan sus propias experiencias. Perciben cuando están en peligro ellos o sus dueños, pero al mismo tiempo son capaces de sobreponerse a su instinto de supervivencia para salvar a otro perro o a una persona. Y sienten angustia. Experimentan el abandono y la soledad de un modo intensísimo. Quién no ha oído lamentarse a un perro porque lo han dejado solo en casa, o en la calle, fuera de un establecimiento porque no pueden entrar.

Finalmente, tienen una conciencia intuitiva de su propia mortalidad: cuando se están muriendo hacen grandes esfuerzos para alejarse de su familia, canina o humana, y retirarse a un lugar tranquilo, donde poder terminar en paz.

Los perros tienen unos instintos muy desarrollados y una capacidad innata para muchas cosas, no sólo saben porque son entrenados. Deberíamos ser nosotros los que aprendiéramos de ellos, de todos los animales.

martes, 3 de mayo de 2011

Un poco de todo (XVI)


- Doy la bienvenida a un nuevo seguidor, Cerón, y agradezco a Azucena y Carola su comentario al post que  dediqué a Gérard Depardieu, lo que me ha permitido conocer su blog, Quién entiende a los hombres, y un post con el que me he reido muchísimo, Código civil femenino, que es inteligente y divertido.
Por cierto, que me ha encantado Polaris, el último post de La inacabada folie de Nietzsche.

- Y una buena noticia para mí y mi familia. ¡VOY A SER TÍA!. ¡POR FIN!. Mi hermana se ha quedado embarazada y por sus propios medios. Está de mes y medio, pero no quiere lanzar las campanas al vuelo hasta que no pase un poco más de tiempo. Se la ve emocionada y preocupada a la vez, aunque las hormonas parece que van en una montaña rusa cuando se está en esta situación, con lo que a nivel emocional puede pasar por todos los estados de ánimo posibles. Si todo marcha tan bien como hasta ahora saldrá de cuentas en Nochebuena. Nos espera una Navidad muy especial. Ángel, mi cuñado, también prefiere ser prudente con este tema, pero yo le veo una luz distinta en la cara. Y no es para menos.
Cuánto ha progresado la ciencia desde que yo tuve a mis hijos. Ahora, con tan poco tiempo de embarazo, ya pueden ver cosas como la vesícula del feto. Cuando crezca un poco más y le hagan las ecografías en tres dimensiones va a ser increíble.
Pongo una foto de los sextillizos McGhee, familia que se ha hecho famosa cuando han colgado esta imagen suya en Internet. Me parece sorprendente y preciosa.

- Me he quedado alucinada con un tal Nat Geo que es capaz de pintar cuadros enormes en no más de cuatro o seis minutos, dándoles muchas vueltas, algunas veces puestos boca abajo. Son lienzos muy grandes con fondo negro y utiliza un pincel en cada mano para ir más de prisa. A veces usa también las manos mojadas en pintura. No he conseguido encontrar nada de él en Internet, lo vi en unos flashes de cosas curiosas en Digital +. Y lo hace muy bien.

- Y ahí están las cifras que ha dejado el enlace del prícipe Guillermo y Kate Middleton. A la gente le gusta cifrarlo todo en números, sólo así se hace una idea de la importancia y repercursión de las cosas. El dinero que ha costado cada cosa y quién lo ha pagado, el número de invitados, la cantidad de divisas que han dejado los turistas en la ciudad desde que se conoció el compromiso... Parece que fuera todo un monumental negocio, cuando una boda es en realidad otra cosa. Yo me quedo con la belleza de las imágenes que protagonizaron los contrayentes. Lo demás sobra.

lunes, 2 de mayo de 2011

Los dibujos de Miguel Angel


Cuando Miguel Angel tenía once o doce años hubo una época en la que le gustaba hacer dibujos en el ordenador, usando el Painter de World.  Como le pasa con todo lo que acaba de descubrir y que le divierte, se dedicó a ello febrilmente, pero no tardó en cansarse, y abandonó por completo esta afición por más que alabe sus cualidades.
Me encantaba la forma como interpretaba el mundo, no exenta de humor. Algunos los borró porque no le convencían, a pesar de mis protestas. He aquí unos cuantos.














 
MusicaServicios LocalesContadorsAnuncios ClasificadosViajes