viernes, 11 de abril de 2014

Un poco de todo (XVI)


- Leyendo un post reciente de Lorza girl, la blogera que sigo, me hacía gracia y, como suele ocurrirme con ella, me llegaba al corazón al hablar de los consejos que nos suelen dar cuando somos padres primerizos, la mayoría no solicitados, y de la tentación de darlos nosotros a los que van a serlo, aún cuando hace poco que nos hayamos estrenado en esa situación.

Sobre todo, me ha parecido ocurrente la relación de motivos que puede llevar a un bebé a romper en llanto. Compruebo que todas pasamos por las mismas preocupaciones llegado el momento. Se olvidó, aunque seguramente no lo sabía, de que también pueden llorar por aburrimiento. Recuerdo que cuando lo leí hace mucho tiempo me llamó la atención que ya desde tan tierna edad fueran capaces de sentir algo semejante.

Ella cuenta las preocupaciones que le suscita la vida cotidiana con su hija, y también hace relatos muy graciosos sobre sus travesuras, dando a entender que acaba de la niña hasta la coronilla, pero lo dice con la boca pequeña. En realidad es una madre joven y entregada que goza de su maternidad igual que se ha hecho siempre, a pesar del stress y las obligaciones que nos impone la vida actual a las mujeres. Hay un tiempo para cada cosa, se puede disfrutar de cada faceta de la vida intensamente, escogiendo el momento adecuado, sin tener que renunciar a nada.

- Estaba viendo hace poco las fotos de todos los artistas de Hollywood que han muerto recientemente, y la verdad es que la lista es larga, aunque por fortuna para ellos ese momento les ha llegado siendo muy longevos. Si en algo lamentamos la muerte de Shirley Temple es por el recuerdo que nos trae de aquella deliciosa niña que fue en los años 40 cuando encandiló al mundo entero. Ahora podría parecer una mocosa repipi, vestida con cursilería, un monito resabiado o algo así, pero nada más lejos de la realidad. Shirley fue una niña educada y buena, con una inteligencia muy despierta, dotada de una simpatía, una gracia y un talento natural para el espectáculo. Que no se siguiera dedicando a ello cuando se hizo mayor es una prueba más de su clarividencia. Nada hay más lacerante que verse toda la vida comparado con el niño que fuimos, cuando en la edad adulta parece que nos han abandonado todas las cualidades y talentos que nos solían adornar.

Nadie hubiera imaginado que luego sería diplomática, tarea en la que consiguió tanto éxito como cuando actuaba y bailaba claqué. A mí siempre me ha producido una gran admiración, era una mujer que se atrevía con todo y con una personalidad extraordinaria. Siendo así debió disfrutar mucho de la vida.

También nos han abandonado algunas actrices de épocas doradas de antaño. Joan Fontaine ha sido una de ellas, la legendaria Rebeca que vivía en Manderley en medio de peligros y misterios. O el maravilloso Peter O’Toole, que igual era un héroe en el desierto que en el mar. Qué poco queda de aquel mundo glamouroso, irrepetible.

- Mis agradecimientos a Nacho Achútegui Conde como nuevo seguidor de este blog. Escribe en uno, ¡¡¡COMPROMETIDO!!! a veces censurado, en el que va desgranando su pensamiento, siempre lúcido y fustigador, y del que me he hecho seguidora recientemente. Lo recomiendo.

2 comentarios:

Nacho Achútegui Conde dijo...

Gracias a ti, Pilar. Te dejo la dirección de mi nuevo blog
http://nachoachutegui2.blogspot.com.es/

pilarrubio dijo...

Será un placer visitar tu nuevo blog. Un saludo Nacho!!

 
MusicaServicios LocalesContadorsAnuncios ClasificadosViajes